Publicado el Deja un comentario

Querido Dios (4) – BENDICIONES

Definitivamente uno de los retos más grandes en mitad de esta lucha es reconocer y agradecer las bendiciones que te rodean.

A veces tu mente se oscurece de tal forma que no te permite ver la luz que hay alrededor tuyo.
Porque si te pones a mirar todo son bendiciones, hasta los momentos difíciles también lo son.

Hay que recordar pedir las bendiciones, como por ejemplo cuando estamos a punto de ingerir algún alimento. Una amiga muy querida me enseñó que cada vez que comamos debemos bendecir la comida y solicitar que se bendiga a la persona que la sembró, que la preparó, que la sirvió y a quién la está consumiendo.

En definitiva, esta vida es una vida llena de bendiciones.

Deja una respuesta