1. Querido Dios (28)
    Nudos

Me encontraba sentada tratando de desatar un nudo minúsculo de un collar, cuando de repente vi como esta situación se parece a la vida misma.

Estaba intentando hacerlo sin mis anteojos con poco éxito. Decido buscarlos y al colocarlos me doy cuenta que si tienes tu visión empañada, es mucho más difícil ver el camino. Si sabes cuáles son tus prioridades y mantienes tus valores intactos, ves el camino con mayor facilidad.

La vida siempre colocará al frente tuyo retos y oportunidades de crecimiento. Estarás enredado en un nudo en muchas ocasiones, pero si aplicas la paciencia, perseverancia, disciplina, si crees en ti mismo y permites que Dios te guíe, los nudos desaparecerán con mayor facilidad y rapidez.

Hoy estoy frente a uno de esos nudos. Hoy me entregan los resultados y se definirá el siguiente capítulo, hoy he entregado mi vida nuevamente a Dios, pues él es el único que sabe cuál es mi camino , cual es mi destino.

Deja una respuesta