Publicado el Deja un comentario

Querido Dios (9) El Dolor



Querido Dios (9)
EL DOLOR

En este proceso tan difícil he tenido que afrontar el dolor una y otra vez.
Se requiere de una fuerte voluntad y mucha disciplina para poder aprender del dolor. Hay momentos en que uno cree que no va a poder seguir. Y ahí es cuando aparecen los médicos, enfermeros, familiares y amigos para darte una mano. Pero en definitiva es uno el que tiene que lidiar con él.
A mí me ha ayudado saber qué es temporal, que mi vida está en manos de Dios.
He tenido que aprender a acallar la mente en esos momentos intensos, pues ella magnifica las cosas y te confunde.
He aprendido que una buena técnica de respiración puede aliviarte. Y también he aprendido a no depender de los fuertes medicamentos para el dolor. Ellos son muy útiles en ciertos momentos, pero nadie te indica como empezar a bajar la dosis para no crear dependencia. En esa lucha estás solo, y debes ser muy consciente de ello y comenzar a auto regularte para evitar la adicción y la sensación de estar completamente enajenado, flotando en un mundo ajeno.
Lo que me ayudó a superar esos momentos tan difíciles, que aun estoy viviendo, es mi fé y la convicción de que esto también pasará y que existe una razón de ser.

Deja una respuesta